Cronica

Recuerdo de una temporada ilusionante

El verano del 2016 se avecinaba complicado. Rumores de desaparición sobrevolaban entorno al Miguelturreño. En realidad todo era un cambio de mando. La anterior junta dejaba el Club y había que formar una nueva. Las alternativas eran pocas y el tiempo no dejaba de correr. Llamé a antiguos directivos para que echaran una mano y también a un tal Jesús, padre de un juvenil que estaba dispuesto a ayudar. Al final solo tres confirmados y varios posibles.

Mientras, La Junta saliente nos citó para una reunión. Al parecer había otra parte interesada en hacerse cargo del club. El ex presidente del Teresiano y su directiva dejaban Malagón y se venían a Miguelturra a coger el Reño. Reconozco que de primeras la cosa no me sonó muy bien. De nuevo unos de fuera a hacerse cargo del club. Pero hubo algo que me tranquilizó, Rojas y su equipo también dejaban Malagón y se venían con ellos a Miguelturra. Así pues en aquella reunión decidimos ambas partes trabajar juntos en la nueva temporada del Miguelturreño.

¡Qué alegría¡

Pasado el tiempo, hoy me doy cuenta que entrar en el Miguelturreño ha sido la mejor decisión que he tomado en el último año. Nunca pensé que pudiera llenarme tanto, pero así ha sido. Trabajo y placer a partes iguales. Aunque si hablo de trabajo tengo que nombrar a Jesús Rivas, si pusieran una estatua al hombre trabajador, tendría que llevar su cara. Y como no, el presi. Juan Pablo ha sido lo mejor, repito, lo mejor, que le ha podido pasar al Club en su último año de historia.

Lo vivido el pasado domingo es la guinda a una temporada de ensueño. Nadie podía imaginar en julio lo que iba a pasar el 28 de mayo. Para los católicos está el domingo de Ramos y el de Resurrección. Para mí el 28 de mayo será recordado como el domingo de Gloria. No recuerdo tanta felicidad junta en un mismo día. Con el partido, con los goles (ole Tabú y ole Alberto). Y con la celebración; en el campo abrazándonos y dándonos la enhorabuena, en el Ayuntamiento recibiendo a las estrellas, (para mí lo son), en la fuente con la charanga, y la cena, sin prisas, con Cañero el del bombo y compañía. Que gustazo. Que tendrá el futbol, y eso que no juego.

Agradecimientos:

Me queda dar las gracias a los entrenadores y a todos los jugadores del primer equipo. ya sabéis la fórmula: Dos generaciones de futbolistas/amigos churriegos, más un toque de veteranía foránea y un gran cuerpo técnico = equipo campeón

También quiero acordarme de los jugadores del Juvenil, de Ramón y como no de David. Nos ha faltado un poquito de suerte para estar más arriba, pero no hay prisa, lo importante era disfrutar y se ha hecho, yo por lo menos un montón. La próxima temporada será la nuestra.

Y como no, la afición. Si había algo que no podía imaginarme, era que se volviera a llenar el Municipal con un partido del Miguelturreño. Pues también se consiguió. Bravo por esos aficionados. No sé, sería cosa de la ilusión.

Con esto me despido, no sin antes decir ¡Aúpa Reño!

Y no me hagáis mucho caso, pero creo que lo mejor está por llegar.

Nos vemos en Tercera.

Firmado: Fernando Molina Trujillo

Share

Responder